El Hotel -

La decoración del Hotel ofrece a nuestros huéspedes una estancia placentera que refleja una experiencia única de la época colonial. En Contraste las habitaciones combinan comodidad y tecnología de primera, con temas decorativos de la biodiversidad natural del Ecuador.

Las habitaciones ofrecen:

  • Colchones ultra confortables con cubrecamas y sábanas blancas 100% de algodón e hipoalérgicas.
  • Teléfono  
  • Escritorio
  • Televisión de alta definición de pantalla plana con cable
  • Acceso gratis de WIFI en todo el edificio
  • Toallas blancas 100 %  de algodón e hipoalérgicas
  • Caja de seguridad
  • Calefacción
  • Vista a la ciudad o al patio colonial
  • Amedidades: shampoo y jabon. Secador de pelo, plancha y tabla de planchar a petición del huesped
  • Botella de agua y refrigerio

Ademas:

  • Parqueadero público a una cuadra del hotel (por un costo adicional)
  • Transportación aeropuerto - hotel - aeropuerto (por un costo adicional)
  • Cámaras de seguridad
  • Nuestros huéspedes pueden disfrutar de un desayuno o almuerzo en el restaurante San Agustín
  • Custodia de equipaje
  • La recepción ofrece asistencia las 24 horas.

En 2016, la propiedad fue renovada en su interior, se mantuvo la arquitectura colonial anadiendose elementos y tecnología de punta. El menaje, las habitaciones, y banos fueron completamente renovados.

Nuestro equipo de trabajo se esmera en ofrecer asistencia a nuestros huéspedes. Le invitamos a visitarnos, haremos de su estancia una experiencia inolvidable.

Historia -

Declarado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, el Hotel Colonial San Agustín se ubica en el corazón de el centro histórico de la ciudad de Quito.

En 1934 la  familia Espinosa adquirió la propiedad localizada en la Avenida Flores N5-28 frente al convento, iglesia y museo de San Agustín. Desde entonces, La Casa ha acogido a importantes figuras del tiempo al igual que a visitantes internacionales.

Inicialmente La Casa San Agustín perteneció al Coronel Eleodoro Saenz Ribadeneira quien heredo la propiedad de su tía abuela, la famosa Manuela Saenz, Ecuatoriana de la nobleza quien fue la confidente de Simón Bolivar "El Libertador".

En 1979, Rosa Espinosa la hija mejor de el Dr. Espinosa y su esposo el Ing. Guillermo Guerra heredaron la La Casa y la nombraron San Agustín, en honor al Patrono de la Iglesia San Agustín, la cual es una de las 7 Iglesias monumentales del histórico centro de Quito.

 

 

 

 

 

;